El cáncer de próstata es aquel que se forma en los tejidos de esta glándula perteneciente al aparato reproductor masculino, la cual se encuentra debajo de la vejiga y adelante del recto. Esta glándula se puede inflamar (prostatitis), agrandar (Hiperplasia prostática) o ser asiento de tumores malignos (cáncer). El cáncer de próstata se presenta, por lo general, en hombres de edad avanzada.

Tipos de cáncer de próstata

El cáncer de próstata se puede dividir en tres tipos:

  • Esporádico: Se presenta sin ningún factor de riesgo y en cualquier hombre.
  • Familiar: En pacientes con uno o más familiares afectados.
  • Hereditario: En familias con tres generaciones sucesivas, o dos individuos afectados con diagnóstico de cáncer antes de los 55 años.

Hiperplasia prostática benigna

El crecimiento benigno de la próstata, conocido como Hiperplasia Prostática Benigna (HPB), es una condición que afecta en mayor o menor grado a muchos de los hombres a medida que van envejeciendo.

Su aparición se da alrededor de los 40 años. Sin embargo, en algunos casos se ha detectado en edades menores. Esta circunstancia obliga a estar alerta y mantener una vigilancia de la enfermedad en forma temprana. Debido a que no existe una relación directa entre la HPB y el cáncer de próstata, debe atenderse a tiempo ya que el crecimiento de la glándula podría generar cambios celulares significativos.

Los pacientes con HPB presentan una serie de síntomas, como dificultad al orinar, esfuerzo para orinar y aumento de la frecuencia urinaria sobre todo durante la noche, estas manifestaciones ocurren debido a la obstrucción de la vía urinaria y es proporcional al tamaño o al grado de crecimiento de su próstata.

Factores de riesgo

No se conocen las causas exactas del cáncer de próstata. Sin embargo, los estudios han demostrado hasta ahora que el cáncer de próstata no es contagioso.

Los estudios han encontrado los siguientes factores de riesgo de cáncer de próstata:

  • Edad: Es el factor de riesgo principal de cáncer de próstata. Esta enfermedad es rara en hombres menores de 45 años, y las probabilidades de padecerla aumentan considerablemente a medida que los hombres envejecen.
  • Antecedentes familiares: El riesgo de un hombre es mayor si su padre o hermano tuvo esta enfermedad.
  • Raza: El cáncer de próstata es más común en hombres afroamericanos que en hombres blancos, incluyendo hombres blancos hispanos. Es menos común en hombres asiáticos o en indígenas americanos.
  • Ciertos cambios de la próstata: Los hombres que tienen células llamadas neoplasia intraepitelial prostática de alto grado, pueden tener un riesgo mayor de padecer cáncer de próstata.
  • Dieta: Algunos estudios sugieren que los hombres que ingieren una dieta alta en grasa animal o carne pueden tener un riesgo mayor de presentar cáncer de próstata. Los hombres que comen una dieta rica en frutas y verduras pueden tener un riesgo menor.

Usted puede ayudar a protegerse a sí mismo al mantenerse alejado de los factores de riesgo conocidos siempre que sea posible. Muchos hombres que tienen factores de riesgo conocidos no padecen cáncer de próstata. Por otra parte, muchos otros que sí padecen la enfermedad no tienen ninguno de estos factores de riesgo, con excepción del envejecimiento.
Si usted piensa que puede tener el riesgo de padecer cáncer de próstata, usted deberá hablar con su médico.

Prevención

Su médico puede examinarlo para detectar cáncer de próstata antes de que usted tenga síntomas. Existen algunos exámenes que pueden ayudar a los médicos a detectar y tratar el cáncer de forma temprana.
Algunos de estos exámenes son:

  • Examen digital del recto: El médico inserta un dedo enguantado en el recto y siente la próstata para determinar la superficie, consistencia, tamaño, textura, regularidad de los bordes y presencia de alguna masa.
  • Análisis de sangre para antígeno prostático específico (APE o PSA en inglés): Un laboratorio examina el nivel de APE en la muestra de sangre del hombre. Un nivel elevado de APE es causado con más frecuencia por hiperplasia prostática benigna (crecimiento benigno de la próstata relacionado con el proceso natural de envejecimiento),  o por prostatitis (inflamación de la próstata, generalmente debido a una infección). El cáncer de próstata también puede causar un nivel elevado de APE. Sin embargo, un porcentaje considerable de pacientes con cáncer de próstata, tienen niveles bajos de antígeno, por lo que la determinación del APE como examen único no basta.
  • Ecosonograma transrectal: El médico utiliza ondas sonoras para crear una imagen de la próstata en una pantalla de video. Si se observa una zona sospechosa se le realiza una Biopsia, es decir, se extrae una pequeña porción de tejido de la próstata con una aguja.

Síntomas

Frecuentemente el hombre que padece cáncer de próstata puede no tener síntoma alguno. Sin embargo, para aquellos que tienen síntomas, estos generalmente son:

  • Problemas urinarios como inhabilidad para orinar, dificultad para empezar o detener el flujo de orina, necesidad de orinar frecuentemente, especialmente durante la noche, flujo débil de orina, flujo de orina que comienza y se detiene, y dolor o ardor al orinar.
  • Dificultad para tener erecciones.
  • Sangre en la orina o en el semen.
  • Dolor frecuente en la parte baja de la espalda, las caderas o la parte superior de los muslos.

En muchos casos, estos síntomas no se deben al cáncer de próstata. Pueden ser causados por hiperplasia prostática benigna, por una infección o por otro problema de salud. Cualquier hombre que tiene estos síntomas deberá comunicarlo a su médico para que cualquier problema sea diagnosticado y tratado tan pronto como sea posible.

Diagnóstico

Si usted ha tenido alguno de los síntomas u obtenido resultados de exámenes que sugieren la presencia de cáncer, su médico deberá saber si esto se debe a cáncer o alguna otra causa y le hará preguntas acerca de sus antecedentes médicos personales y familiares, adicionalmente de un examen físico, y probablemente un examen rectal digital, un análisis de orina y pruebas de laboratorio para medir el Antígeno Prostático Específico (APE).
Aunque el tacto rectal puede resultar incómodo, es una manera eficaz de identificar tumores de la próstata, y en combinación con el APE, resultan los mejores aliados para la detección oportuna del cáncer de próstata.


Otros exámenes adicionales que el médico puede hacerle son los siguientes:

  • Ecografía transrrectal: El médico inserta una sonda en el recto del hombre para buscar áreas anormales, y observan la próstata por el método de ecografía.
  • Cistoscopia: El médico utiliza un tubo delgado y luminoso para mirar dentro de la uretra y la vejiga.
  • Biopsia prostática: Una biopsia es la extracción de tejido para buscar células cancerosas. Es un procedimiento diagnóstico, seguro y rápido que consiste en la toma de muestras de la glándula prostática a través del recto. Dichas muestras son llevadas al microscopio y son examinadas por un patólogo quien confirma o descarta el Diagnostico de Cáncer.

Tratamiento

El tratamiento que es el mejor para un hombre, puede no ser el mejor para otro. El tratamiento para cáncer de próstata puede implicar, cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal. Usted puede tener una combinación de tratamientos. Si su médico le recomienda la espera vigilante, su salud será observada de cerca. Usted recibirá tratamiento sólo si se presentan síntomas o si estos empeoran.


El tratamiento de cáncer consiste en terapia local, hormonoterapia y quimioterapia:

  • Terapia local: La cirugía y la radioterapia son tratamientos locales. Ambos extirpan o destruyen el cáncer en la próstata. Cuando el cáncer de próstata se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la terapia local se puede utilizar para controlar la enfermedad en esas áreas específicas.
    • Cirugía: Es un tratamiento común para cáncer de próstata en estadio inicial. El médico puede extirpar toda la próstata o solo una parte. Cada tipo de cirugía tiene riesgos y beneficios. Entre los distintos tipos de cirugía tenemos: prostatectomía, resección de la próstata y linfadenectomía pélvica. El médico puede describirlas con mayor detalle.
      Si su próstata es extirpada, usted ya no podrá producir semen, por lo que tendrá orgasmos secos. Si desea tener hijos, puede pensar en un banco de semen o en un procedimiento de recolección de semen.
    • Radioterapia: Consiste en la irradiación para matar las células cancerosas. La irradiación externa se hace mediante una máquina que irradia el cuerpo y la irradiación interna (braquiterapia) mediante semillas, alambres o catéteres radioactivos. La radioterapia suele producir problemas urinarios.
  • Hormonoterapia: Consiste en el bloqueo de la acción hormonal para impedir el crecimiento tumoral. Esta terapia suele producir oleadas de calor, alteraciones de la función sexual, pérdida del deseo sexual, impotencia y alteraciones óseas.
  • Quimioterapia:
    Se emplean medicamentos para matar o impedir el crecimiento de las células malignas. Se administra por vía oral o inyectada.

El tratamiento depende principalmente del estadio del cáncer, de lo avanzado que se encuentre el tumor, de los síntomas que usted experimenta y de su salud en general. Su médico le describirá sus opciones de tratamiento y resultados esperados.


Como los tratamientos de cáncer con regularidad causan daños a células y tejidos sanos, los efectos secundarios son comunes. Los efectos secundarios dependen principalmente del tipo y extensión del tratamiento. Los efectos secundarios pueden no ser los mismos para cada hombre y pueden cambiar de una sesión de tratamiento a la siguiente.